martes, 25 de octubre de 2016

100 años del Miranda en el Diario "El País"

El diario "El País" publicó un artículo titulado "100 años del Rodó y el Miranda", luego de que Carlos Cipriani López y Darwin Borrelli visitaran el liceo la semana pasada. A continuación transcribirmos parte de este artículo:

100 años del Rodó y el Miranda

"Salvo historias, nada quedó de los edificios de 1916, uno en el Centro y otro en la Aguada.

 Sala de lectura de la bibioletca del Liceo Miranda. Foto: Darwin Borrelli

CARLOS CIPRIANI LÓPEZ - 21 oct 2016

(...) Los orígenes
 
En enero de 1916, con el mismo fin, otra ley definió la fundación de dos establecimientos de Enseñanza Secundaria que funcionarían por entonces junto a la Sección Central. En primera instancia se los denominó Liceos de la Capital, y en 1918 pasaron a llamarse "José Enrique Rodó" el N°1 y "Héctor Miranda" el N°2. Sus primeros directores fueron Miguel Lapeyre y Alfredo Samoneti. En ambos centros de estudio existían laboratorios, una pequeña biblioteca y materiales proporcionados por museos.

Al inicio de clases solo había grupos de 1° y 2° año; en el liceo Rodó la matrícula era de 288 estudiantes y en el Miranda llegaba a 381. En 1917, en éste ya se formó la primera Asociación de Estudiantes. Por la década de 1940, funcionó la primera asamblea de profesores que antecedió a las ATD.

Fechas y puertas

El liceo Miranda ocupó por su parte una finca que fue reformada especialmente y se encontraba en la actual calle Fernández Crespo, ex Sierra 2268.

Las mesas de las aulas fueron encargadas a una fábrica de Indiana, Estados Unidos, dedicada a la creación de mobiliario para centros educativos.

Después el Miranda tuvo anexos linderos, en ex Sierra 2260 (desde el año 1932) y en ex Sierra 2274 casi Hocquart, próximo a la circunvalación del Palacio Legislativo. Allí se dieron clases de 2°, 3° y 4° hasta que fue habilitado el nuevo edificio en la década de 1950.

El último número de puerta mencionado pasó a ser el del Liceo N°17 Francisco Acuña de Figueroa; en 2014 las antiguas casonas del primer Miranda dejaron paso a un moderno y funcional edificio de tres plantas, con ascensor.

En las listas de las primeras generaciones de estudiantes que asistieron al Miranda hay nombres que se volvieron famosos. Por ejemplo, Juan Carlos Patrón, catedrático de práctica forense de la Facultad de Derecho y autor de obras teatrales como Procesado 1040.

En 1935, el escritor Mario Benedetti figura asistiendo a clases. Más acá en el tiempo, el maestro Óscar Washington Tabárez".

No hay comentarios:

Publicar un comentario